En defensa del ciclismo.

amstrong-1231939089_g_0

Estoy harto. Ya no estoy dispuesto a seguir tragando toda la basura que arrojan una y otra vez sobre mi deporte, el ciclismo. Creo que es el momento de escribir en este blog unas cuantas palabras para poner los puntos sobre las íes y que los que lean lo que se escribe aquí sepan al menos mi humilde opinión.

Quiero denunciar alto y claro las atrocidades que se están cometiendo invocando falsamente argumentos de supuesta justicia. Que quede clara la vulneración continuada y brutal de los derechos fundamentales más elementales en materia de Derecho sancionador que se está cometiendo desde múltiples instancias, unas públicas, otras privadas y otras que no se sabe ni qué son, pero eso sí, todos ellos aprovechándose y viviendo del sudor y del esfuerzo de los ciclistas y otros deportistas. No hay que ser una gran eminencia en Derecho porque basta un poco de sentido común para darse cuenta del destrozo que se está causando en las personas, porque sí, señores, los ciclistas son personas, seres humanos. Esto tal vez a alguno se le ha olvidado. Y como personas que son tienen derechos y por supuesto también obligaciones.

Hoy es noticia la renuncia de Lance Armstrong (y vaya por delante que el americano no es santo de mi devoción) a seguir defendiéndose de los cargos que le imputa la USADA, siglas bajo las que se denomina la agencia contra el dopaje estadounidense. Sí. Esto es una sopa de letras, USADA, AMA (agencia mundial antidopaje), CONI (comité olímpico italiano, instigadores del caso contra Valverde), UCI, CIO, laboratorios antidopaje varios, tribunales arbitrales y demás. Sí, todos estos “chupando de la canoa” como sanguijuelas a la caza y captura de “presuntos culpables”, en sus lujosos despachos de mesas de maderas nobles, con buena moqueta, erigidos todos ellos en salvadores de la “salud” del deporte y de los deportistas, todos ellos bien trajeados, actuando supuestamente en nombre de la justicia, cuando muchos de ellos lo hacen en su propio beneficio.

Si es que hay una cosa que se llama presunción de inocencia. A veces esto se olvida fácil. Sí, todos estos inquisidores se olvidan de que los ciclistas son personas con derechos fundamentales. En qué cabeza cabe, sólo en aquellas habitadas por la ignorancia, que sea el ciclista o deportista el que tiene que demostrar su inocencia para no ser condenado. Con un poco de sentido común y de respeto por la condición humana, en sociedades civilizadas, el punto de partida ha de ser siempre la presunción de inocencia, y si hay pruebas suficientes obtenidas de la forma debida, y presentadas ante un tribunal imparcial e independiente, llegar a la condena o sanción.

Si es que hay otra cosa que se llama principio de legalidad o tipicidad, que viene siendo que, todo aquello que no está expresamente prohibido, está permitido. O se cree en la libertad o se cree en la esclavitud. Es dóping aquellas sustancias prohibidas en el código correspondiente, sólo lo que está en la lista, que además debería de incluirse un índice mínimo a partir del cual una sustancia detectada se considere dóping, porque efectivamente produce un incremento artificial en el rendimiento de un deportista. Es que alguien se cree que te pones una pomada en una rozadura y gracias a eso vas a ganar el Tour de Francia. Qué es eso de que has dado positivo porque te han detectado 0,00000000000000000005 picogramos de sabe Dios lo qué. Pues eso, lista clara de sustancias dopantes y única para todos los deportistas y todos los deportes, y cantidad mínima a partir de la cual se considera dóping.

Además resulta que las disposiciones sancionadoras y los procedimientos sancionadores no pueden tener carácter retroactivo. Qué es eso de que vamos a analizar la meada o la sangre recogida en 1999 con los métodos de 2012. A ver si hay muestras congeladas de Napoleón y resulta que también estaba dopado. Venga, ya solo queda hacer caminar a los ciclistas sobre brasas ardientes o tirarles aceite hirviendo, porque si son inocentes seguro que no se queman. En pleno siglo XXI y en sociedades civilizadas esto es una aberración. Bueno, siempre habrá seres obtusos que pretendan volver a los métodos de la inquisición. Ahí andan algunos hablando de “violaciones legítimas”. En fin, talibanes.

Que ya está bien. Algunos se benefician y disfrutan con la caza de brujas. Sí. Todos esos de los comités de lo que sea y los periodistas buscando carnaza. Que el intento de buscar la verdad de las cosas no te estropee un buen titular. La sospecha de dóping es noticia y espectáculo de masas. El mérito deportivo puede despacharse con letra pequeña, pero el dóping siempre da para un gran titular. Recuerdo algunos que escribieron aquello de “Marta, tú también eras mentira” (caso de la atleta Marta Domínguez) y luego se declaró su inocencia y se lo tuvieron que tragar.

En todas las profesiones hay tramposos. En el ciclismo también. Pero los inocentes no deben pagar por los culpables. Los derechos de las personas deben ser respetados. En esto no valen atajos. Si todos los días el líder de la prueba, el ganador de la etapa y algunos otros por sorteo, se someten a controles, si se da positivo, es dóping y si no se da, se sigue siendo inocente. Además están los controles a lo largo de todo el año, (pasaporte biológico), algunos por sorpresa. Pues lo mismo, si se pasan los controles se sigue siendo inocente. No se puede sancionar a alguien que nunca, NUNCA, ha dado positivo en un control. Pues se ha hecho. Luego que si se buscan testigos y chivatos, que no se sabe si buscan la verdad o su propio interés en forma de absolución o de participación en un “reality show”.

Y ya finalmente está el ridículo espantoso que hacen algunos corrigiendo las clasificaciones del Tour y de cualquier otra vuelta cinco años o diez años después, a capricho. Señores “periolistos”, trajeados y encorbatados de todos esos comités, que las carreras se ganan en la carretera y no en los despachos diez años después. Que hay que salir a entrenar todos los días, pasar frío, calor (ayer en la Vuelta a España vaya canícula, muertitos llegaron), sacrificarse y darlo todo.

Seguiré saliendo en bici. Seguiré disfrutando del ciclismo. A mí no me van a quitar la ilusión.

Anuncios
Entrada anterior
Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: